19 d’octubre de 2011

Una concesión...


No es patchwork pero está hecho con mucho cariño…

Todo empezó una mañana de otoño. Andaba un poco perdida por un interminable pasillo de unos almacenes de materiales para casa cuando los vi, delante de mí se encontraba una montaña de cubos de madera de pino. No me pude resistir a coger uno, era recio y sus seis superficies sin tratar eran una clara provocación. Mi cabeza despegó, si lo lijara bien, con los cantos redondeados…  …podría grabarle el nombre… y a los lados? Ohh! Quedaría monísimo! Como una caja de juguetes antigua.

Dicho y hecho. Tuve que pedir prestadas las herramientas y cuatro nociones básicas. 
( Mil gracias Bego! :* )  Pero ha quedado estupendo!


 Os dejo los pasos básicos por si os animáis…
 
- Dibujar con lápiz las letras y dibujos.
- Gravar todas las líneas dibujadas.
- Lijar todas las superficies con una lija suave;  las partes planas, los surcos, desgastar  
  también los cantos y las esquinas para que queden suaves y agradables al tacto.
- En este caso yo lo pinté. Como quería que quedara un color muy suave, sin tapar las 
  vetas de la madera utilicé un barniz incoloro mate al que le añadí un poquito de tinte 
  universal para crear unos colores claros.
- Para acabar volví a lijar todas las superficies y esquinas para perder un poco de color y 
  darle un aspecto de antiguo.

Y listo!

3 comentaris:

  1. Es preciosa y original, me ha encantado...que la disfrutes...
    Besitos

    ResponElimina
  2. hola,uy soc nova i no me aclaro, voldria que me expliquesis com fer la pulsera.
    silviagazquezo@hotmail.com

    gracies

    ResponElimina